Los Juegos Olímpicos: 125 años de deporte y enfrentamientos políticos
Desde 1896, todas las naciones del mundo se reúnen cada cuatro años para luchar por las preciadas medallas olímpicas. A lo largo de la historia de los Juegos Olímpicos, han tenido lugar numerosos récords y hazañas, pero también sucesos que transcienden lo deportivo y que han sido elementales para entender la historia contemporánea reciente.
Por Daniel Laiz
31 de julio de 2021

Los Juegos Olímpicos: 125 años de deporte y enfrentamientos políticos

juegos olímpicos tokio

Cada cuatro años, en uno de los continentes del mundo, miles de los mejores deportistas del planeta, decenas de miles de trabajadores, entradores y periodistas, y cientos de miles de espectadores se reúnen en una ciudad. Su objetivo: organizar, presenciar, participar e informar acerca del mayor espectáculo del mundo: los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de verano. Ningún otro acontecimiento mundial despierta tal interés en tantas personas de tantos Estados.

Este mes, se celebrará los Juegos de la XXXII Olimpiada en Tokio, los segundos celebrados en la capital japonesa. Más de 11000 deportistas de 205 Estados diferentes se reunirán en los Juegos más esperados de la historia, pero los más extraños y excepcionales, debido a la amenaza de la pandemia que obligó a posponerlos el año pasado. Corea del Norte, por ejemplo, decidió no participar en estos Juegos por el riesgo que supone la pandemia.

Sin embargo, la ausencia más destaca será la de Rusia, tras la decisión de la Agencia Mundial Antidopaje en 2019 de excluirla de todas las competiciones olímpicas. No obstante, se ha permitido a aquellos deportistas exentos de esta mala práctica participar bajo la bandera del Comité Olímpico Ruso (ROC).Más de 11000 deportistas de 205 Estados diferentes se reunirán en los Juegos más esperados de la historia, pero los más extraños y excepcionales, debido a la amenaza de la pandemia que obligó a posponerlos el año pasado.

Corea del Norte, por ejemplo, decidió no participar en estos Juegos por el riesgo que supone la pandemia. Sin embargo, la ausencia más destaca será la de Rusia, tras la decisión de la Agencia Mundial Antidopaje en 2019 de excluirla de todas las competiciones olímpicas. No obstante, se ha permitido a aquellos deportistas exentos de esta mala práctica participar bajo la bandera del Comité Olímpico Ruso (ROC). 

Breve historia de los Juegos Olímpicos de la era moderna

En 1994, el barón francés Pierre de Coubertin decidió revivir los juegos, y fundó el Comité Olímpico Internacional (COI). Desde entonces, el COI se ha convertido en el organismo rector del movimiento olímpico cuya estructura y decisiones están definidas por la Carta Olímpica. Así pues, los primeros juegos modernos se celebraron en Atenas en 1896, en los que concurrieron 241 deportistas de 14 Estados diferentes. En esta ocasión, las mujeres fueron excluidas, así como los deportistas profesionales, en favor de los deportistas amateurs.

Fueron los II Juegos de la II Olimpiada, celebrados en 1900 en París, los primeros en los que las mujeres pudieron participar. Hoy, más de 10.000 deportistas de cerca de doscientos Estados se reúnen en este gran evento. Desde 1924, además, se celebran los juegos de invierno, independientes y más reducidos, para deportes como el esquí, el patinaje artístico o el hockey sobre hielo. La primera edición de los Juegos Olímpicos de Invierno se celebró en Chamonix (Francia).

 

Polonia LGTBIQ

Elaboración: Patricia Villar López

Dada la importancia de este evento, resulta difícil creer que los Juegos se hayan visto amenazados en varias ocasiones. La Primera Guerra Mundial provocó la cancelación de los Juegos de 1916, que iban a celebrarse en Berlín. Años más tardes, Japón decidió que Tokio no acogiera los Juegos de 1940, debido al estallido de la Segunda Guerra Sino-Japonesa en 1937. Helsinki fue la escogida para celebrarlos, pero la brutalidad de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Invierno —que enfrentó a la URSS contra Finlandia— provocaron la segunda cancelación de la historia de estos juegos.

Los Juegos de la XIII Olimpiada, programados para Londres para 1944 también tuvieron que cancelarse. Londres los acogería en 1948, Helsinki, en 1952, y Tokio, en 1964. En 2020, la causa de la pandemia de la COVID-19, los Juegos de 2020 fueron pospuestos al año siguiente, siendo la primera vez en la historia que unos Juegos se posponen.

Otra de las amenazas a las que los Juegos han tenido que hacer frente a lo largo de su historia procede la negativa de un gran número de Estados a acudir a ciertas ediciones. Algunos Estados boicotean los Juegos, a menudo en protesta contra el COI o las políticas de otros participantes. EE. UU., en protesta por la invasión soviética a Afganistán, decidió boicotear los Juegos celebrados en Moscú en 1980. Otros Estados se unieron a la iniciativa, tales como Corea del Sur, China, Canadá, Alemania Occidental o Argentina.

Cuatro años más tarde, los Juegos celebrados en Los Ángeles recibieron la respuesta del bloque soviético. La URSS decidió, pues, boicotear los segundos Juegos celebrados en la ciudad californiana, a la que se unieron Bulgaria, Alemania Oriental, Cuba, Polonia, Hungría o Corea del Norte, entre otros. Los Juegos de Seúl de 1988 fueron boicoteados por Corea del Norte, Cuba, Albania, Etiopía y Seychelles.

 

Polonia LGTBIQ

Juegos Olímpicos en Barcelona en 1992. Fuente: Ayuntamiento de Barcelona | Licencia Creative Commons

Los Juegos celebradas en Barcelona en 1992 fueron los primeros que no sufrieron boicot de ningún Estado. Un record de 9356 participantes de 169 naciones hizo de los primeros y únicos juegos celebrados en España los más grandes hasta entonces. Un hito destacable de esta edición fue el regreso de Sudáfrica, tras una ausencia obligada por parte del COI debido al sistema de segregación racial. Además, los deportistas de la URSS, debido al proceso de disolución de esta, participaron bajo la bandera de Comunidad de Estados Independientes, también denominada Equipo Unificado, obteniendo el primer puesto en el medallero. Por su parte, Croacia, Eslovenia y Namibia hicieron su debut y, por primera vez desde 1936, Alemania participó unificada.

Pese a que su objetivo es promover la paz y la armonía, los Juegos han experimentado algunos momentos trágicos. La mayor tragedia en la historia olímpica sucedió en los juegos de Múnich de 1972. Once miembros del equipo israelí fueron secuestrados y posteriormente asesinados por el grupo terrorista palestino Septiembre Negro. Se suspendieron los juegos de forma inmediata y, tras una ceremonia conmemorativa, se decidió que continuarán como protesta contra el terrorismo.

Otro de los nefastos recueros que nos han dejado los Juegos Olímpicos es el denominado baño sangriento de Melbourne, que tuvo lugar en la semifinal de waterpolo entre Hungría y la URSS. La Unión Soviética había invadido Hungría semanas antes, lo que se tradujo en un malestar en la piscina que desencadenó una pelea entre los deportistas. Finalmente, el juego tuvo que cancelarse cuando Hungría ganaba, por lo que fue declarada vencedora. Tampoco nos podemos olvidar de prácticas tan censurables como el uso de drogas en el deporte, que no hacen más que manchar y difuminar los objetivos de este evento.